Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar con su visita, usted acepta el uso de cookies y nuestra política de privacidad. Acepto

  • Enviar vía mail 
  • Compartir en Facebook 
  • Compartir en Twitter 
  • Compartir en Meneame 
  • Compartir en Delicious   

Completa reestructuración de un centro educativo

01/12/2015

M.ª Begoña Peña y Concepción Novoa

Si en junio de 2014 les hubieran dicho a los profesores del Colegio Virgen del Remedio (en Alcorcón, Madrid) que un año después iban a obtener un premio a la innovación continua y una certificación de calidad, no se lo hubieran creído. Acababan de sufrir un duro golpe: la pérdida del bachillerato por falta de alumnos dispuestos a matricularse. Tres personas habían perdido su puesto de trabajo. La moral estaba por los suelos.

Ese es el panorama que encontró María Begoña Peña Lang, profesora del departamento de Organización de Empresas de la Escuela de Ingeniería Técnica Industrial de Bilbao, cuando llegó al centro educativo. Venía con un plan de reestructuración del centro basado en su experiencia previa como directora y en las investigaciones que estaba realizando.

Pero, para que cualquier innovación sea posible dentro de una organización, hay un ingrediente fundamental que no puede fallar: las personas. Así que María Begoña se colocó frente a las distintas personas implicadas y explicó punto por punto un plan de reestructuración para el centro basado en cuatro pilares: Internacionalización, atención individualizada, misión/visión/valores e innovación pedagógica. El proyecto debía pasar por 4 fases a lo largo de cuatro años y, para que funcionara, requería la adhesión de las personas implicadas (personal docente, no docente, padres y madres).

Las crisis pueden hacer que cada uno mire por si mismo y busque la manera de salir del barco antes de que se hunda. Algunas veces, sin embargo, hacen que todo el mundo se ponga de acuerdo y reme en la misma dirección. Y esto es lo que sucedió en el Colegio Virgen del Remedio. Hubo una adhesión unánime al plan de reestructuración por parte de todos los actores de la comunidad educativa. La respuesta fue entusiasta y llena de esperanza.

Así que el proyecto comenzó a dar pequeños pasos. Una pieza importante ha sido la gestión del talento de la organización. María Begoña mantuvo entrevistas individuales con cada persona implicada: “Es la primera vez que se nos pregunta dónde queremos estar ubicados”, declaraban. “Cuando a una persona le ubicas en función de sus talentos y no solo de su titulación, la motivación… de verdad que hay que verla,” reflexionaba María Begoña con respecto al apoyo que había recibido de todas las personas del centro.

En Junio de 2015, el colegio organizó el Primer Congreso Internacional en Innovación Continua en el Teatro Buero Vallejo de Alcorcón. Toda la organización del evento se realizó en el plazo de un mes y requirió, además de mucho trabajo por parte de los docentes, la ágil gestión por parte de Euskoiker. Asistieron ponentes extranjeros como Arto Kuusisto, Director de Calidad Corporativa de la Unión Europea, y locales como Alfonso González, Presidente de la Asociación Educación Abierta, o Diana de Horna, conocida por su blog “Esto no es una escuela”. El congreso tenía como tema central las conexiones que se establecen entre Universidad, Empresa y Colegio: “Today in the classroom, tomorrow in the company”. El proyecto educativo renovado fue presentado en este foro y despertó el interés de todos los presentes. Diez días después del congreso, el colegio recibía por fin su certificación de calidad por parte de Bureau Veritas con 354 puntos.

Estos dos hitos positivos no han pasado desapercibidos para padres y alumnos. Este año 2015 han recuperado el bachillerato que habían perdido y con él la confianza de la comunidad educativa. Además, este nuevo bachillerato es parte del proyecto de internacionalización y contará con varias movilidades basadas en el programa Erasmus. Muchos padres y madres que no habían sido partidarios nunca de movilidades por parte de sus hijos e hijas han apostado ahora por este modelo.

En palabras de María Begoña, estos proyectos que conectan empresa (colegio, en este caso) y universidad “son vitales para el tipo de investigación que yo hago. Las teorías de gestión están muy bien en los libros pero hasta que no las pones en práctica y ves cómo funcionan… Yo necesito ver que lo que hago tiene una repercusión. Que la teoría se puede llevar a la práctica y cómo puedes aplicarla mejor”. Poder colaborar con empresas externas a la universidad es “como tener tu laboratorio en directo. Es vital para la generación de conocimiento.”

Contacto Documentación

Buscar

Fechas importantes