Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar con su visita, usted acepta el uso de cookies y nuestra política de privacidad. Acepto

  • Enviar vía mail 
  • Compartir en Facebook 
  • Compartir en Twitter 
  • Compartir en Meneame 
  • Compartir en Delicious   

Se buscan expertos para certificación de proyectos de I+D+i

01/09/2015

Expertos I+D+i

¿Estás interesado en realizar alguna actividad de transferencia de conocimiento pero no sabes por dónde empezar? Las empresas certificadoras de I+D+i están en continua búsqueda de expertos en áreas específicas y entrar en sus bases de datos puede ser un modo atractivo de empezar a hacer trabajos de este tipo. Te contamos como funciona.

Las actividades de investigación, desarrollo e innovación tienen tratamientos fiscales favorables que permiten a las empresas deducirse un porcentaje de los gastos dedicados a ellas. Pero, para que una actividad se considere dentro de estas categorías, una empresa externa debe certificar que efectivamente esas actividades corresponden a investigación, desarrollo o innovación siguiendo un protocolo concreto de evaluación. Ese protocolo exige que un experto en el área de conocimiento específica (definida por su código UNESCO) tome parte de la evaluación.

El experto

La figura del experto (también llamado “6D”, “seis dígitos” o "Experto Técnico" en el argot de la certificación) se encarga principalmente de señalar qué elementos suponen una innovación respecto del conocimiento existente en el campo, cuál es el alcance de dichas innovaciones, etc. Para ello, recibe por parte de la empresa que aspira a la deducción fiscal una memoria que previamente ha pasado por los filtros de calidad de la certificadora. Su tarea es responder, en una serie de formularios y siguiendo un protocolo específico, a cuestiones sobre la naturaleza de las actividades realizadas. Normalmente disponen de un periodo de 10 días para hacerlo.

Para poder ser un experto en un campo de conocimiento concreto, debes haber participado en proyectos de investigación dentro de esa área durante al menos dos años en los cinco años anteriores. Dada la variedad de campos en los que es posible encuadrar las innovaciones (tecnológicos, biomédicos, matemáticos…), las certificadoras necesitan bases de datos amplias de expertos en todas las áreas de la ciencia. Ellas mismas se encargan de formar y ayudar a los expertos realizar la evaluación, resolviendo sus dudas y explicando claramente lo que se pide en cada paso. Por lo tanto, lo que se valora del experto es su experiencia en campo de conocimiento, ya que los conocimientos específicos sobre el procedimiento de certificación pueden adquirirse posteriormente.

En palabras de José Antonio González Marcos, profesor del Departamento de Ingeniería Química que tiene experiencia realizando trabajos como experto, “la tarea del experto no es muy diferente a la que los investigadores realizan cuando revisan artículos para revistas científicas o cuando evalúan proyectos de investigación, solo que en este caso además reciben una retribución por ello por parte de la empresa certificadora.”

¿Interesante? Obtén más información

Si tienes interés en este tipo de actividades y crees que podrías trabajar como experto “6D”, quizá podrías visitar las webs de certificadoras como DNV (persona de contacto: Mirian Rodríguez) o EQA (persona de contacto: Paz Blazquez). También puedes contactar con nosotros en la Fundación Euskoiker (944795688) y te orientaremos sobre las posibilidades que se abren en este campo.

Contacto Documentación

Buscar

Fechas importantes